Explosión de grifo dejó dos muertos

Compartir

El pasado 10 de junio se registró una explosión a bordo de la embarcación fluvial “Fabio”. Que cumple la función de grifo flotante en la triple frontera Perú-Brasil-Colombia, cerca de la localidad de Santa Rosa. El resultado fue la muerte de dos personas días después, producto de sus graves heridas.

Según los testimonios de las víctimas del accidente,  se realizaban trabajos de soldadura a borde de la embarcación llena de combustible. Instante en que, por causas que aún se desconocen, ocurrió una explosión que dejó a Juan Carlos Lozano Lozano (18) con graves quemaduras, y tuvo que ser trasladado  hasta la ciudad de Iquitos. Luego de varios días de encontrarse en estado grave, su cuerpo no resistió más y falleció este último fin de semana.

Juan Carlos Lozano era el sustento de una humilde familia integrada por su madre y sus 3 hermanos. Una de ellos de 20 años, que padece de hidrocefalia severa, y los otros dos son muy pequeños. Por lo que desde temprana edad, Juan Carlos decidió  sacar a su familia adelante y velar porque sus hermanos pudieran estudiar.

Producto de esto, en busca de mejor oportunidad laboral, decidió viajar a Lima a trabajar en una empresa, donde conoció a Carlos Juneli Silva, un hombre adulto de quien no se sabe más datos, pero que motivó a Juan Carlos a viajar a la triple frontera para trabajar en la embarcación fluvial “Fabio”.

Cabe recalcar que  Carlos Silva, es el otro fallecido en el accidente. Su deceso se registró el día 15 de junio. 5 días después del accidente.

Hoy, la señora Melisa Lozano, madre de Juan Carlos Lozano, expresa que hay muchas cosas inciertas detrás de la tragedia, preguntas que para ella no tienen respuesta como ¿En qué condiciones trabajaba su hijo? ¿Qué ganancia recibía? y es que afirmó que la empresa no se ha hecho responsable del fallecimiento hasta el momento.

“Él se va a la frontera por medio de su enamorada, ella le dice vete a trabajar con mi papá, ahí van a pagarte, ha trabajado 3 semanas y no le han dado ni un perro sol. La señora (la dueña) me dice ahí tu hijo te mandó dos paquetes de calabresa y una sandalia ¿ese es su sueldo de mi hijo? ¡Justicia! ¡Exijo justicia!” Declaró entre lágrimas la señora Melisa Lozano Díaz madre del fallecido.

Así mismo, aseguró que le informaron sobre el accidente 6 días después de lo ocurrido, cuando Juan Carlos, ya era transportado de gravedad hacia Iquitos. Es decir, la explosión se da el 10 de junio, pero hasta el 15 no se le había comunicado nada a la familia. Debido a todo lo ocurrido, La señora Melissa Lozano, exige que la empresa se haga responsable, por la irreparable pérdida de su hijo. (D.Rengifo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.