Purús es nuevo corredor del Narcotráfico

Compartir

Berlín Diquez, presidente de la Organización Regional de Aidesep-Ucayali (ORAU), informó que Purús es el nuevo corredor de estupefacientes hacia Bolivia y Brasil, que está siendo muy usado por los narcotraficantes de droga y pone en riesgo a la población indígena en aislamiento.

Todo ello se evidenció tras el asesinato de cuatro indígenas, en situación de contacto inicial, en la comunidad nativa de Santa Rey, provincia de Purús (Ucayali), ya que la zona podría ser una nueva vía de entrada y salida de la droga procedente del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

Asimismo, el presidente de la ORAU informó que existen testimonios de ataques y matanzas ocasionadas por personas dedicadas al narcotráfico y que pone en riesgo a los indígenas en aislamiento que se sitúan en la frontera con Brasil, tal como pasó con el indígena Epa y su familia, quienes fueron encontrados muertos a principios del mes de noviembre.

Mediante un comunicado, la ORAU informó que se hará un trabajo coordinado entre la Presidencia del Consejo de Ministros y los ministerios del Interior y Defensa para erradicar el narcotráfico en la provincia de Purús, respetando los protocolos sanitarios correspondientes.

También Berlín Diquez hace un llamado a las autoridades a reforzar la protección de las reservas indígenas y áreas naturales habitadas por pueblos en aislamiento y contacto inicial para salvaguardar la integridad y salud de todos los pueblos que habitan en la zona y aledaños.

Además, según la policía, los narcotraficantes se camuflan como indígenas mashco piro para que puedan entrar por las noches, convirtiendo así el lugar en el nuevo corredor de la droga.

Esta nueva ruta de narcotráfico comienza desde la región Ucayali, desplazándose por Sepahua y Atalaya, atravesando el Parque Nacional de Alto Purús (lugar que se convirtió en el último refugio de cientos de indígenas), hasta la comunidad de Palestina que está en la frontera con Brasil.

Mientras tanto, varias comunidades indígenas como Santa Rey y Balta se refugiaron en Puerto Esperanza, capital de Purús porque se sienten amenazados y con temor de ser asesinados. Además, recibieron el apoyo del Ministerio de Cultura, con su alimentación y con combustible.(Claudia Rojas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.