4 defensores indígenas están en peligro

Compartir

La Organización Regional Aidesep de Ucayali (ORAU) informó que cuatro defensores indígenas de la comunidad de Sinchi Roca y Puerto Nuevo II en Ucayali se encuentran en peligro por oponerse al avance del narcotráfico en la región. También se reportó la desaparición de Atilio Alegría Bonzano y señaló que Roki Vera Esteban se encuentra amenazado por los narcotraficantes.

Recientemente, el 23 de abril incendiaron la casa del agente municipal Elmer Gonzáles, quien afortunadamente salió ileso; mientras que Fredy Yaycate Pinedo fue encontrado con signos de tortura tras haber sido secuestrado.

EXIGEN PLAN DE EMERGENCIA EN UCAYALI

La ORAU exige a las autoridades ejecutar un plan de emergencia para frenar la ola de agresiones, amenazas y asesinato que crean zozobra e inseguridad para los comuneros, dirigentes y voceros que denuncian los hechos de violencia.

Además, piden una intervención integral, supervisada directamente por la Policía Nacional y las fiscalías en Lima, “que busque pacificar la zona y evitar nuevos atentados en los próximos días”. Para ello, es esencial identificar y capturar a los asesinos, secuestradores y torturadores de los comuneros indígenas y brindar garantías personales a los líderes indígenas de la región.

Asimismo, creen necesario y pertinente declarar en emergencia la región Ucayali y la provincia de Puerto Inca en Huánuco, para recuperar el estado de derecho y la presencia estatal en la zona. También que el Estado controle los circuitos de comercialización de los cultivos ilegales, que colocan en una elevada situación de riesgo a comunidades como Sinchi Roca y Puerto Nuevo II, entre otras que están siendo amenazadas de la misma manera.

NUEVO EPICENTRO DE PRODUCCIÓN DEL NARCOTRÁFICO

Por otro lado, la organización indígena ORAU, afiliada a la nacional AIDESEP y a la internacional COICA, manifiesta que urge que el Estado peruano culmine la titulación y la georreferenciación de los territorios comunales. Ya que, se trata de una deuda histórica que las comunidades “esperan por décadas” y es uno de los factores que esconde la expansión de las actividades ilegales como el narcotráfico.

Todo debido a la corrupción generalizada y la débil presencia del Estado peruano para controlar las actividades ilegales que dejan a las comunidades a merced del sicariato asociado al narcotráfico.

Por ello, la migración de colonos invasores trae dispuesta la apertura de chacras dedicadas al cultivo de la hoja de coca que abastecen a las redes del narcotráfico. De tal manera que, Ucayali se ha convertido en el nuevo epicentro en la producción del narcotráfico en un contexto agravado por la discriminación de las autoridades policiales y judiciales contra los pueblos indígenas.

URGE IMPLEMENTAR MECANISMO DE PROTECCIÓN

Luego de crearse el Mecanismo Multisectorial para la Protección de Defensores de Derechos Humanos, según el Decreto Supremo 004-21 JUS publicado el 22 de abril, la ORAU la recibe con expectativa, aunque hasta el momento solo sea un pequeño logro que no es suficiente para dar protección a los dirigentes amenazados.

Ante ello, la organización indígena espera que los ministerios involucrados asuman su responsabilidad de manera coordinada, asignando un presupuesto adecuado para sus fines operativos y que cada uno debe designar funcionarios responsables de las obligaciones derivadas del Decreto Supremo para poder dar soluciones inmediatas y ya no se sigan perdiendo vidas humanas por defender la amazonia peruana. (Claudia Rojas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *