Advierten llegada de otra pandemia

Compartir

Dos científicos chinos, George Fu Gao y Weifeng Shi, destacaron en la revista ‘Science’ que después de la COVID-19 puede llegar otra pandemia. En ese sentido, los investigadores señalan a un sospechoso: el virus de la gripe aviar H5N8.

Lleva circulando por Europa desde 2014, causando brotes que afectaron a millones de aves silvestres y de corral, según la agencia europea dedicada al control de las enfermedades infecciosas, el ECDC. El 20 de febrero de 2021, Rusia alertó de que el virus había dado por primera vez el salto a los humanos. Siete trabajadores se infectaron en una gigantesca granja con 900.000 gallinas ponedoras en la región de Astracán, en el sur del país. Ninguno de los siete tuvo síntomas.

“La propagación mundial de los virus de la gripe aviar H5N8 es un problema de salud pública”, advierten los científicos chinos en la revista ‘Science’. George Fu Gao es el director general del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades y Weifeng Shi es el director del Laboratorio de Referencia de Enfermedades Emergentes Infecciosas de las Universidades de Shandong.

Ambos participaron en la identificación del nuevo coronavirus en diciembre de 2019. A su juicio, los virus de gripe aviar pueden provocar “pandemias desastrosas” en los humanos.

Al menos 46 países de Europa, Asia y África declararon brotes letales de H5N8 en aves. Los científicos chinos subrayan que el virus de los siete trabajadores rusos pertenecía al subgrupo 2.3.4.4b, con unas mutaciones “preocupantes” que parecen aumentar su afinidad por las células humanas.

Esta misma variante del virus provocó el sacrificio de más de 20 millones de aves de corral en Corea del Sur y Japón, advierten Fu Gao y Shi.
“Es imperativo que no se ignore la propagación mundial y el riesgo potencial de los virus de gripe aviar H5N8 para las aves de corral, las aves silvestres y para la salud pública global”, alertan de acuerdo con la referencia del diario El País.
Los dos especialistas chinos opinan que la sustitución de las pequeñas granjas familiares por grandes explotaciones industriales, teóricamente con estrictas medidas de bioseguridad, ayudará a reducir el riesgo de salto de virus de las aves a los humanos.
De acuerdo con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el 60% de las enfermedades infecciosas humanas son zoonóticas, es decir, se encuentran en primer lugar en otro animal.
“Son necesarias también hipótesis ecológicas, que nos expliquen cómo un pangolín pudo entrar en contacto con un murciélago: no fue desde luego en un mercado”, asegura la organización. Con información de AFP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *