San Marcos: qué medidas se tomarán para evitar plagios y suplantaciones [video]

Compartir

El viernes 2 y sábado 3 de octubre la Universidad San Marcos desarrollará el examen virtual de admisión 2020-II, dirigido a los 28 mil postulantes que no pudieron rendir la prueba en marzo debido a la suspensión por la emergencia sanitaria del coronavirus.

El anuncio no ha caído bien en un sector de postulantes, quienes por redes sociales han mostrado su rechazo argumentando que muchos no tienen laptop o computadora con cámara web y que no se han dado las garantías para la transparencia de la evaluación.
En diálogo con el programa Andina al Día de Andina Canal Online, Omar Álvarez, jefe de la Oficina Central de Admisión de la universidad, dijo que si bien hay personas que se oponen, existe una gran mayoría (postulantes y padres de familia) que está de acuerdo y ha presionado durante toda la cuarentena para que el examen se concrete. Accede aquí a la entrevista completa vía Facebook.
“Eso nos llevó trabajar en sistemas y protocolos de seguridad. Desde el inicio de la pandemia hemos hecho varios ensayos y evaluaciones con instituciones del Estado. Y en agosto hemos tenido el examen virtual con buenos resultados, pues el 90% de los que se presentaron logró tener buena conectividad y el 56% superó la valla para alcanzar una vacante”.
Álvarez informó que se propusieron dos alternativas en el Consejo Universitario del último jueves: el examen presencial y el virtual. El primero, comentó, se descartó no sólo por la incomodidad que representa una mascarilla y el protector facial sino por las restricciones propias de la pandemia, como la prohibición de reuniones sociales. “Si era presencial y se hacía en cuatro grupos de 7 mil postulantes cada uno, no solo irían los 7 mil sino también sus padres y hermanos, como suele ocurrir”.

Medidas de seguridad

Ahora que se decidió que el examen de admisión será virtual surgen una serie de interrogantes, principalmente referidas a la posibilidad de que algunos estudiantes hagan trampa, que use la computadora para buscar las respuestas en páginas webs, que alguien ayude a responder las preguntas o que haya suplantación del postulante.
De acuerdo con el jefe de Admisión, en los próximos días la universidad enviará al correo personal de los postulantes manuales y tutoriales para que puedan registrarse. Este registro será biométrico y empezará el 7 de setiembre. 
Se hará igualmente el test de prueba a los equipos de cómputo del postulante y al ancho de banda que usará, a fin de verificar que todo funcione bien en el examen virtual.
Mediante un aplicativo que emplea la inteligencia artificial se verificará si el postulante que está frente a la computadora el día del examen es el mismo que se registró biométricamente.
El aplicativo también detecta -para eso es la cámara web- si hay personas en el entorno o si hay elementos no permitidos (celulares o algún otro equipo móvil). Si la cámara web es tapada intencionalmente, esto también quedará registrado.
Asimismo, mediante videoconferencia, habrá profesores haciendo un monitoreo constante durante toda la prueba. “El docente anotará las incidencias. Por ejemplo, si giro mi cabeza a un costado y muevo la boca para hablar con alguien o si me pongo audífonos, eso será registrado. No se les va a interrumpir, pero se anotarán las incidencias“.
El aplicativo de seguridad irá capturando las imágenes cada minuto y detectará si alguien abre una página web ajena a la evaluación. Pero además se detectará si la computadora tiene alguna conexión periférica, por ejemplo con una pantalla, un cable HDMI o un software remoto.
El sistema, igualmente, es capaz de registrar si alguien hace un copy-page, una captura (screenshot) o si se activan cambios en la ventana del Windows.
“Es un sistema continuo de autentificación online del estudiante. Utiliza un algoritmo de inteligencia artificial que verifica la identidad del usuario y le hace seguimiento durante todo el examen para asegurar la transparencia”, remarcó.
De esa manera, dijo el jefe de admisión, se combina la validación de la persona para evitar suplantaciones, la supervisión del docente y la supervisión a cargo del aplicativo que capturará todas las incidencias.
 

Descalificación automática

Alvarez fue enfático en afirmar que si existiera alguna incidencia de navegación, uso de un control remoto o ayuda externa, el postulante será automáticamente descalificado.
Por esa razón, añadió, los resultados de quienes alcanzaron las vacantes se difundirán 72 horas después del día del examen, tras el análisis del reporte del aplicativo y de los informes de los docentes. Cabe indicar que en este proceso de admisión se ofrecen aproximadamente 3,000 vacantes.
El jefe de Admisión dijo esperar que, al tratarse de un examen de admisión y no un simulacro, se incremente el número de postulantes que rendirán la prueba. En todo caso, reiteró que quienes no desean participar en el examen virtual, no perderán el derecho de inscripción y deberán esperar hasta que las condiciones sanitarias lo permitan y se pueda programar el examen presencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *