Pdte. Vizcarra: Anuncian mil 500 UCI en 2 semanas

Compartir

Uno de los grandes retos del Gobierno en plena pandemia fue llenar los inmensos vacíos presentes en el paupérrimo sistema de salud del Estado peruano. En ese sentido, la escasez de camas hospitalarias y, en específico, de Unidades de Cuidados Intensivos, era una de los problemas más urgentes de solucionar, debido a que los respiradores artificiales son indispensables para un paciente grave de COVID-19.
Para entender la dimensión del problema, es cuestión de comparar la situación con Chile. En el país vecino del sur, donde vive menos gente que en el Perú, la pandemia tomó al Gobierno con 1000 UCI, mientras que nuestro país sólo contaba con 100.
El reto, por supuesto, era inmenso, así como los esfuerzos que está haciendo el Estado para superarlo.
“1.500 UCI en las próximas dos semanas”
Ayer, en conferencia de prensa, el presidente Martín Vizcarra se tomó unos minutos para explicar la situación y evolución de las UCI en el país. Actualmente, contamos con 1.052 UCI. “El esfuerzo ha sido muy grande, pero no es suficiente. Nuestra nueva meta es llegar a 1.500 camas UCI para las siguientes dos semanas, y, para finales del siguiente mes, llegar a 2.000 camas UCI. Para eso necesitamos equipamiento, los respiradores mecánicos son una restricción porque aún no los tenemos. Por eso hemos hecho una compra de 450 respiradores, los cuales ya están llegando”
“Hay esfuerzo de fabricación nacional por parte de las universidades y de la Marina de Guerra del Perú. Tenemos la tranquilidad de llegar a las 1.500 camas UCI en dos semanas. El reto es el de contar con el personal capacitado, el recurso humano que opere los equipos”, finalizó el presidente de la república.
La OMS concluyó que el coronavirus no se transmite por el aire y por eso no es necesario utilizar mascarillas en espacios públicos
El coronavirus que provoca la COVID-19 se transmite por el contacto con gotitas de saliva que proceden de tos, estornudos o de la simple respiración cercana de otra persona. Pero no queda flotando en el aire ni es posible que se transmita a través de él si salimos a la calle o caminamos por un supermercado donde pasó un rato antes una persona infectada.
Así lo concluyó un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que evaluó la evidencia científica disponible hasta el momento, y por eso mismo reiteró que no es necesario utilizar mascarillas o barbijos para transitar por las calles.
El documento de la OMS ha señalado, sin embargo, que existe riesgo de contagio si no se mantiene la distancia de seguridad recomendada de un metro, ya que estamos más expuestos a las gotitas respiratorias con capacidad infecciosa que produce una persona contagiada cuando tose o estornuda.
Pero el virus es pesado y no se dispersa a distancias mayores a un metro. Cae antes al suelo por su propia gravedad.
Otra vía de contagio es tocar alguna superficie sobre la que haya tosido o estornudado una persona portadora del virus.
“La transmisión por gotitas se produce cuando una persona que se encuentra en estrecho contacto (menos de un metro) de otra que tiene síntomas respiratorios (como tos o estornudos) y entra así en riesgo de poner sus propias mucosas (boca y nariz) o sus ojos expuestos a sus gotitas respiratorias potencialmente infecciosas”, explica el informe de la OMS, “Así, el contagio puede producirse por contacto directo con una persona infectada o por contacto con una superficie o un objeto que esta haya utilizado”.
Por ello, la OMS insistió en la importancia extrema de la higiene frecuente de las manos y en la limpieza y desinfección ambiental.
La OMS salió así a corregir el estudio de los científicos de los Institutos Nacionales de Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Princeton, publicado en The New England Journal of Medicine.
Este trabajo aseguraba que el coronavirus SARS-CoV-2 aguantaba suspendido en el aire hasta tres horas de media y que era capaz de mantenerse con capacidad de contagio en superficies como el plástico o el acero inoxidable hasta tres días y en el cartón hasta 24 horas.
La OMS recordó que ese estudio se llevó a cabo en el laboratorio, usando aparatos que no reflejan las condiciones reales de la tos o el estornudo humanos.
En circunstancias normales, es extremadamente poco probable que haya partículas virales flotando en el aire. Investigadores de Singapur tomaron muestras de aire en habitaciones de pacientes sintomáticos con COVID-19 y no hallaron ARN viral en el aire, tal como publicaron en la revista JAM. Es el mismo resultado obtenido al analizar 75.465 casos de la COVID-19 en China, donde tampoco se ha reportado ningún contagio por transmisión aérea del virus.
Sanitaristas de todo el mundo han mostrado su preocupación por la explosión de la demanda de mascarillas y barbijos por parte del público, que siente que estará más protegido de la pandemia si utiliza uno en su casa y cuando transita en lugares públicos. El estudio de la OMS intenta corregir definitivamente esa percepción. La solicitud de los especialistas es no agotar los stocks de esos productos que sí son necesarios para los médicos y enfermeros que trabajan sobre pacientes ya infectados, encima de su respiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *