La cuarentena se derrumba en Perú

Compartir

La cuarentena ordenada desde hace 73 días por el Gobierno se derrumba a pasos acelerados en Perú, donde miles de personas llenan las calles a pesar de que el país superó este miércoles la barrera de los 6.000 casos diarios y llegó a casi 4.000 fallecidos en total.

Aunque Perú es la segunda nación con la mayor cantidad de casos en Latinoamérica, después de Brasil, el desacato a las órdenes de las autoridades se hizo más evidente cuando miles de trabajadores, vendedores ambulantes y viandantes salieron como en un día “normal”.

Incluso se incrementaron las unidades de transporte público abarrotadas de pasajeros y los motociclistas que reparten productos a domicilio recorrieron las calles, en muchos casos, casi sin respetar las medidas sanitarias más esenciales.

En Perú, el 80 % de los contagiados son asintomáticos, por lo que las autoridades repiten que se debe hacer el esfuerzo de ir “hacia una nueva convivencia”, que mantenga medidas sanitarias como el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado de manos permanente.

Últimos datos

A pesar de ello, las cifras del Ministerio de Salud (Minsa) ratificaron el ritmo ascendente de la epidemia en territorio peruano, que en los últimos días escaló desde un promedio de 4.000 casos diarios a más de 6.000.

De esa manera, el país alcanzó este miércoles un nuevo récord de contagios, al sumar 6.154 nuevos casos detectados, con lo que llegó a un total de 135.905 infectados desde el pasado 6 de marzo cuando comenzó la epidemia en el país.

Del total de casos detectados, 8.267 han sido hospitalizados, 60 de ellos en las últimas horas, y 926 de ellos permanecen en unidades de cuidados intensivos (UCI), a las que ingresaron otras 3 personas desde el anterior reporte.

La cifra total de fallecidos también se incrementó a 3.983, al sumarse 195, mientras que los recuperados llegaron a 56.169, con otras 3.263 personas que recibieron el alta médica o cumplieron su cuarentena domiciliaria.

Las autoridades sanitarias también mantuvieron la elevada cifra de pruebas diarias para detectar la enfermedad, que llegaron a un total de 905.278, entre rápidas y moleculares, de las que 29.557 se tomaron en las últimas horas.

Semanas difíciles

Aunque hace dos semanas el presidente Martín Vizcarra aseguró que en el país ya se había llegado a una meseta de la enfermedad, con unos 4.000 casos diarios, las cifras diarias contradicen esa afirmación e incluso los expertos gubernamentales advierten que aún se afrontarán “semanas difíciles”. Tal posición fue expresada por la exministra Pilar Mazzetti, la jefa del equipo especial conformada por el Gobierno para enfrentar al COVID-19 y quien aseguró que la meseta “fluctúa un poco” en Perú.

“Se nos vienen momentos difíciles, semanas difíciles, porque las personas van a ir enfermando, eso no quiere decir que no estemos en esta meseta que, como ustedes ven, fluctúa un poco, que es propio de las pandemias. Por otro lado, hay que reconocer que la epidemia en nuestro país es heterogénea”, explicó.

Mazzetti también advirtió que las cifras muestran a personas “que 15 días atrás estuvieron positivas y ahora están enfermando”.

“Tenemos que entender que lo que tenemos en meseta son los casos que se están poniendo positivos, es decir el contagio de persona a persona. Estamos entrando en un momento que esto tiende a estabilizarse, el contagio, el número de personas positivas que están apareciendo día a día”, reiteró.

Desacato a la cuarentenaMientras las autoridades dan estas explicaciones y el impacto de la epidemia mantiene su ritmo creciente, este miércoles se ratificó que la cuarentena, que el Gobierno extendió hasta el próximo 30 de junio, es desacatada por miles de personas.

Muchos ciudadanos volvieron a trabajar desde este lunes, al permitir las autoridades el reinicio de varias actividades productivas, pero también calles de ciudades como Lima se llenaron de vendedores ambulantes.

La televisión local mostró imágenes de vías del centro histórico de Lima copadas por vendedores ambulantes y compradores, así como por vehículos particulares y de transporte público, en el que se han comenzado a hacer pruebas rápidas a los pasajeros que, en promedio, dan un 30 % de casos positivos.

Aunque las autoridades sanitarias reiteran que el alto número de casos detectados se debe a la gran cantidad de pruebas diarias, expertos remarcan que esto también se explica porque un gran sector de la población incumple las medidas sanitarias.

Motociclistas sin control

Precisamente, entre las actividades que el Gobierno autorizó desde el lunes figura el reparto de productos a domicilio, algo que este miércoles generó polémica después de que se reportaran aglomeraciones de motociclistas en un centro de revisiones técnicas.

En el distrito de Surco, cientos de motociclistas de una aplicación por internet formaron largas colas sin cumplir con el distanciamiento social, según mostraron imágenes tomadas por vecinos.

Ante esta denuncia, la Municipalidad de Surco informó que ese local estaba realizando funciones que no le competen, por lo que iba a ser clausurado temporalmente y se retiraría a las personas que estaban en su interior.

La empresa de la aplicación móvil emitió un comunicado en el que aseguró que inició sus operaciones “con un protocolo establecido”, pero admitió que “ante la alta acogida de los repartidores, los centros de prevención presentaron una afluencia mayor a la esperada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *