Desarrollo de armas biológicas en Perú o Nuevos Virus

Compartir

El virólogo Pablo Tsukayama y su equipo de la Universidad Cayetano Heredia que investiga virus y bacterias en Perú han rastreado la evolución de la variante lambda en Perú durante meses después de identificarla mediante pruebas de genoma. Lambda se propagó más rápidamente que las variantes consideradas mucho más peligrosas por la OMS, incluso prevaleciendo sobre la variante gamma, que se expandió en el vecino Brasil, La Universidad Cayetano Heredia trabaja con el Laboratorio NAMRU-6.

En nuestro País existe este Laboratorio NAMRU-6 ubicado en IQUITOS Y MADRE DE DIOS que realizan investigaciones de Virus y Bacterias, Tsukayama y la Universidad Cayetano Heredia deberían responder por colaborar con NAMRU-6 ya que no está siendo supervisado por el estado y no se sabe que virus o bacterias manipulan y con que finalidad lo vienen haciendo; las instituciones del estado como MINSA o congreso deberían tener conocimiento sobre estas investigaciones extranjeras en nuestro territorio y sobre todo en las circunstancias actuales en la cual un virus se escapó en WUHAN.

BAYER CORPORATION y sus investigaciones biológicas tiene a su cargo la creación de una instalación de investigación biológica frente al mar en Berkeley, California, y cada vez los países desarrollados apuestan por investigación biológica con fines bélicos.

El coronavirus responsable de la pandemia puede haber escapado de un laboratorio biológico en China y en Perú también se trabaja con bacterias y virus que podrían escaparse de NAMRU-6 ubicados en IQUITOS Y MADRE DE DIOS y ninguna autoridad es capaz de supervisar todas las investigaciones realizadas en ese centro. Independientemente del origen de Covid-19, ahora está claro que un error de laboratorio podría haber causado la pandemia, que ya ha cobrado más de 3,7 millones de muertes en todo el mundo.

«El debate sobre los orígenes de Covid-19 debería ser una llamada de atención para la seguridad de los laboratorios biológicos en el mundo y en especial atención en nuestro país.

Una periodista búlgara fue la primera en denunciar la existencia de algunos 25 laboratorios en el mundo que al parecer trabajan en armas biológicas.  En enero del 2018 la conocida periodista Dilyana Gaitandzhieva escribió un extenso artículo, “El Secreto del pentágono”, describiendo al detalle el desarrollo de las armas biológicas de los EE. UU en el laboratorio que operan bajo la apariencia de centros médicos en 25 países: En el medio Oriente, el sudeste de Asia, África, América del Sur(Perú), así como en Georgia y Ucrania.

El Perú no se ha librado, al parecer de esta amenaza para la defensa nacional de nuestro país, sino lo que es lo más grave es que estos laboratorios que denuncia la periodista también tienen sedes en la SELVA PERUANA y la ciudad de LIMA, y se cree trabajan en paralelo justamente con los laboratorios mencionados por la periodista búlgara.

El congresista de la República Richard Arce preparó un pliego de preguntas al ministerio de Defensa durante su legislatura 2018-2019, como miembro de la Comisión de Defensa y Orden Interno, mediante Oficio Nro. 0504/2018/2019-ADP-R/CR del 3 de mayo de 2019. Era un cuestionario de 10 preguntas sobre NAMRU 6, realizadas al Ministro de Defensa de entonces, Gral. José Huerta Torres, que fueron respondido a medias … ocho meses después. Entre las preguntas más importantes resaltan estas, ¿cuál es el costo que representa para el Estado ser parte de NAMRU 6?

¿Qué medidas de seguridad se toman para neutralizar los riesgos biológicos que pueden poner en peligro la salud humana en nuestro territorio (¿contaminación biológica, fuga de microorganismos, virus, bacterias, toxinas. ¿Se hacen experimentos con vidas humanas?, ¿se han creado o desarrollado nuevos agentes patógenos?, ¿cómo se garantiza el cumplimiento de la legislación peruana en materia de salud y seguridad Biológicas en el desarrollo de este Programa?

Por otro lado, Ricardo Soberón expresidente de DEVIDA manifestó que estos laboratorios en mención realizan experimentos desde 1983 (Hace 38 años) y fortaleció la tesis del congresista Arce.  Y toda esta investigación se quedó en los archivos del Congreso.

Entonces para muchos es probable que los Estados Unidos ya esté desarrollando un virus mortífero, capaz de atacar segmentos específicos de la población, esto es, material genético de pueblos concretos. Si algo ha demostrado la pandemia del Covid-19 es que el control fáctico de la población es un asunto real que involucra variables de orden geopolítico. Con la creación de un virus es posible devastar la economía de un país y acabar con millones de personas.

Las Autoridades del ministerio de Salud, Ministerio del Ambiente, congreso y autoridades competentes del gobierno central como del gobierno regional deberán comprometer alguna explicación de resultados de estas investigaciones que ya tienen 38 años y no han descubierto nada e igual sigue el dengue y la malaria cuya fachada es usada para permanecer en nuestro país y si no tienen un objetivo claro que retiren su laboratorio como lo hicieron en Indonesia el 2008 y fueron expulsados cerrando su laboratorio. El objetivo de la nota es que se transparente toda la investigación que se realiza en este centro donde en algunas instalaciones solo ingresan los de la armada americana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.