200 Ventiladores a bajo costo hechos en Perú serán donados al Minsa

Compartir

El proyecto MASI, el ventilador mecánico de emergencia para pacientes con covid-19, está en su etapa final para el inicio de su fabricación. El diseño final cuenta con tres modos operativos y una funcionalidad para teleconsulta.

El Dr. Benjamín Castañeda, coordinador general del proyecto MASI y docente del Departamento de Ingeniería de la PUCP, explica a la Agencia Andina que el viernes pasado se aprobó la prueba preclínica y esta semana se presentó el expediente final para la autorización de fabricación.
Gracias al apoyo de la empresa privada, donaciones desinteresadas y de un equipo de más de 60 profesionales, se espera que antes de fin de mes se inicie la fabricación de 200 respiradores mecánicos de bajo costo que serán donados al Ministerio de Salud.
Se estima que en el primer día de producción se fabriquen dos o tres ventiladores, y que al segundo día se pueda elevar a ocho unidades y, para el fin de semana, la cifra ronde los 20 respiradores diarios.
Trabajo colectivo
Luego de la presentación del proyecto en abril pasado, el proceso de validación ha sido largo pero el prototipo final garantiza la seguridad del paciente y su correcto funcionamiento.
Además, la fase preclínica tuvo la participación de investigadores veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
“Hemos superado las observaciones de la Digemid y se han agregado alarmas de fuga de desconexión y de falta de oxígeno”, sostiene.
A ello se sumaron pruebas del sistema en el laboratorio con un calibrador para medir el patrón del ventilador y asegurar su eficacia.
Desde el aspecto técnico también se han agregado sensores de flujo y se ha cambiado la pantalla. “El ventilador es construido con algunas piezas importadas, principalmente, los componentes electrónicos como la pantalla”, precisa.
 
Modos de funcionamiento
El ventilador mecánico a bajo costo cuenta con tres modos de funcionamiento diseñados para atender a pacientes infectados con covid-19. 
Castañeda manifiesta que el modo volumen control permite que el MASI calcule el volumen en base a la talla y la capacidad pulmonar del paciente. De acuerdo a la respuesta, si va mejorando su respiración, esta función es controlada por el personal médico.
El modo de presión controlado mantiene la presión en las vías de acuerdo a las indicaciones del médico.
El modo asistido de presión o de destete se establece cuando hay una evolución favorable del paciente. El ventilador detecta cuando el paciente se va recuperando y lo ayuda cuando sea necesario.
Asimismo, los científicos de la PUCP incluyeron la función teleconsulta para que, con conexión Wifi, los médicos intensivistas puedan monitorear a los pacientes mediante una plataforma de acceso seguro.
Castañeda precisa que se está trabajando en el desarrollo de la plataforma, que será alojada en la nube, para que pueda ser revisada desde cualquier ubicación.
En el proyecto participa la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), BREIN, Diacsa, Zolid Design y Energy Automation Technologies. También recibió apoyo económico de ISA REP, Fundación Telefónica, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, Rotary Internacional, el Grupo Breca y de exalumnos PUCP.
En total se ha invertido US$ 850 mil y se ha contado con la colaboración de profesionales de AUNA, NOX y la UNMSM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *