Tension entre China y EE. UU.

Compartir

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, afirmó que Estados Unidos  está llevando las relaciones con China al “borde de una nueva guerra fría” y aseguró que, además del covid-19 hay un “virus político” que se propaga por el país norteamericano, al que acusó de usar cada oportunidad para atacar a la nación asiática.

“Nos hemos dado cuenta de que algunas fuerzas políticas en Estados Unidos están tomando como rehenes a las relaciones chino-norteamericanas y empujando a nuestros dos países al borde de una nueva guerra fría”, dijo Wang en una conferencia de prensa en la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP)

Convivencia

El canciller chino recalcó que las dos principales potencias mundiales “pierden con la confrontación” y “ganan con la cooperación” y deben encontrar “un modo de convivir pacíficamente”, ya que sobre ambas “recaen grandes responsabilidades” para el mantenimiento de la paz en el mundo.

Las relaciones entre Beijing y Washington, ya espinosas antes de la pandemia debido a la guerra comercial, se deterioraron notablemente por la aparición del coronavirus, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hablase del “virus chino” y acusase al gigante asiático de ocultar datos sobre el origen y los comienzos de la enfermedad.

Wang instó a Estados Unidos a no “malgastar más un tiempo valioso y no ignorar las vidas”, ya que “hay cosas más importantes que hacer” entre ambos países como, “lo primero, aprender el uno del otro, compartir la experiencia” en la lucha contra la pandemia y “ayudarse mutuamente” para ganar la batalla al virus.

Además, dijo que las dos potencias necesitan empezar a coordinar sus políticas macroeconómicas en beneficio de sus propias economías y la de la economía mundial y aseveró que China “no tiene intención de reemplazar a Estados Unidos”.

“Ese virus político (que se propaga por EE. UU. junto al coronavirus) es el uso de cada oportunidad para atacar y desprestigiar a China”, dijo y acusó a “algunos políticos” estadounidenses de “fabricar demasiadas mentiras” y “urdir demasiadas conspiraciones” contra Beijing.

Línea roja

El canciller Wang advirtió que Washington “no debe desafiar la línea roja de China” con respecto a Taiwán, territorio al que Beijing considera una provincia díscola y cuya independencia del gigante asiático EE. UU. apoya.

Respecto a la prevista aprobación por parte de la ANP de una ley de seguridad estatal para Hong Kong, recalcó que se trata de “un asunto interno” de China.

Wang afirmó que, “para todos los países, mantener la seguridad es una competencia del gobierno central” y un “requerimiento insoslayable” y señaló que la ley “no perjudicará el alto grado de autonomía” de la ex colonia británica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.