Alerta a los infectados que no han sido puestos en cuarentena porque son asintomáticos

Compartir

Las autoridades sanitarias y los profesionales de la salud pública encontraron con gran preocupación que dentro de los 14 días correspondientes, no se aisló en casa ningún contacto cercano con una persona que dio positivo por PCR. No hay datos sobre cuántos hay, pero el sistema de monitoreo y vigilancia para los contactos (los llamados rastreadores) asegura que sean bastante. Muchas personas llaman a sus hogares, ya sea sin contestar el teléfono o llamando a la calle (pueden salir y comprar artículos de primera necesidad mientras mantienen todas las medidas de seguridad).

En este caso, algunas comunidades, como las de Andalucía, imponen multas que oscilan entre 100 y 3.000 euros para quienes no cumplan con las medidas de seguridad establecidas, incluido el cumplimiento de las normas de aislamiento. La multa dependerá de la cantidad de personas que puedan estar infectadas por negligencia.

Salud reconoce que este es un problema grave que afecta la salud de todos. Porque muchas personas que se saltan la cuarentena están “en perfecto estado porque no tienen síntomas”. De hecho, aproximadamente el 60% de los casos nuevos son asintomáticos. Esta preocupación es razonable, porque el 39% de los casos positivos en contacto cercano desarrollaron síntomas en unos pocos días, y algunos síntomas fueron muy leves, pero esto significaba que se propagarían. Reconocen que la información asintomática y no infectada se difunde demasiado, especialmente cuando gran parte de ella es asintomática (es decir, cuando dan positivo y no tienen síntomas).

Los rastreadores y los profesionales de atención primaria de la salud dijeron a este periódico que, entre amigos cercanos, muchas personas se negaron a realizar el confinamiento familiar de acuerdo con sus deseos. Por un lado, a algunas personas les preocupa que pedir permiso les permita ser despedidos poco después del trabajo. Es el caso de Ester Amores, la enfermera que realizó la tarea de seguimiento y se hizo cargo de una mujer que dio positivo. “La señora me dijo que era una amiga íntima, pero cuando la llamé, solo se estaba comunicando. Unos minutos más tarde, la señora que dio positivo me llamó y dijo que estaba equivocada porque no era un contacto cercano. ¿Sabes cuál es la realidad? No fue dada de alta del hospital y también participó en otros trabajos por hora. Si la obligan a ponerse en cuarentena, perderá los ingresos que necesita para toda la vida. ”

Muchas personas afirman que buscan razones de asilo para evitar el trabajo o la familia, mientras que otras simplemente no están dispuestas. Los seguidores de Torrejón de Ardoz señalaron que el grupo ha aumentado significativamente en las últimas semanas. Son jóvenes (no mayores de 35 años), se sienten bien y se niegan a estar en casa. Los padres (para los padres más jóvenes) no pueden abrazarlos porque, en muchos casos, ni siquiera saben que son contactos cercanos que son positivos o que han dado positivo después de la prueba. “Y no hay nada que podamos hacer. No podemos enviar un policía a cada puerta”, obviamente estaba desesperado.

Un sanitario del centro de investigación biológica del Instituto Butantan realiza una prueba de PCR

Otro de los problemas que se encuentran las autoridades sanitarias en ese momento es la negativa de ciertas personas a hacerse la prueba del coronavirus. “Hemos pasado del test para todos a no quiero que me hagan ninguno”, señala Ester Amores. Porque hacerse la prueba conlleva, en el caso de que dé positivo, a aislarse. “Y nadie quiere eso, unos porque no quieren dejar de estar con sus amigos, otros por el trabajo. Siempre hay un motivo”, indica Amores, molesta por la “ausencia absoluta de responsabilidad de mucha gente”.

Ante estos comportamientos, poco se puede hacer, reconocen. No hay policías suficientes para controlar que la gente cumpla con las medidas de seguridad. Las multas pueden ayudar, señalan poco convencidos. Por lo que apuestan claramente es por la información clara y veraz de los riesgos a los que se exponen y a los que exponen a los demás. Concienciar. “Y dejar de decir que los asintomáticos no contagian, porque el que hoy es asintomático mañana no lo es”, aseguran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *