Agreganos: rss-icon-transparentpng  FACE twitter 

 

  

Sabado 26 de Julio del 2014

 
 


 

EL HARAGANAZO SOLO “TRABAJA” INSULTANDO

 

EL HARAGANAZO SOLO TRABAJA INSULTANDONecesito su ayuda para tratar de corregir a este mi cuñadísimo, que rinde culto a la haraganería y responde con violencia verbal a quien se atreve a criticarle. Mi pobre hermana tiene que soportar a este “haragán maqui”, quien ha llegado al extremo de querer que le sirvan su comida en la cama, para no darse el trabajo de caminar hasta el comedor. El problema comenzó cuando le llevaron para un largo viaje en el extranjero para ayudar a un familiar en un trasplante de higado . Se pasó un año sin hacer literalmente nada. Solo comía, dormía y miraba televisión. Al final regresó sin hacer ningún trasplante. Este devoto del ocio, solo le falta inventar un santo a quien encomendarse su falta de deseo de trabajar. Ha conseguido el decálogo del ocioso y el “mandamiento” que más “cumple” es cuando según él siente ganas de trabajar. Cuando le entra este deseo, se sienta en la primera silla que encuentra, y allí queda hasta que le pase ese deseo. De esa manera sigue con su decisión de no hacer nada. Mi hermana trata por todos los medios que haga algo para estar un poco “entretenido” según sus propias palabras. Hasta para poner un clavo se hace mil problemas. El martillo que le compraron para hacer arreglos en casa, lo ha escondido y cuando se le pide que ponga un clavo simplemente dice que no encuentra su martillo. Cuando le reclaman por su haraganería, responde con insultos y solo le falta usar la violencia física para que nadie le recrimine. En la chamba que tenía para el estado ha cesado hace un par de años. Cuando le insistimos que haga algo en casa, simplemente dice que es “cesante” y punto. El tiene una pensión que le da el estado y dice que eso le alcanza para comer y que no necesita seguir trabajando. En este punto muerto se halla el problema. Mi hermana quiere cambiar a este ocioso, pero él quiere que se respete su condición de cesante. Antes de que el problema se siga agravando le ruego me oriente qué hacer para que este ocioso vuelva a trabajar y ayude al progreso de su familia. Su lector de siempre, MARCIAL, espera su consejo orientador.

RESPUESTA Conviene que aclaren la diferencia entre un cesante y un jubilado. El problema es que algunos cesantes, piensan que ya cesaron del todo y deben dejar de trabajar. Por el momento no conozco ninguna terapia para curar a los haraganes.

Cerrar